Experiencia en bancarrotas

Lidiar con deudas abrumadoras agrega presión a su vida y lo hace sentir como si estuviera en medio de una crisis financiera. El bufete de Patrick L. Cordero, PA Attorneys at Law, se compromete con la defensa de hombres y mujeres de todo el sur de Florida en cuestiones relacionadas con leyes de bancarrota, bienes raíces, etc.

Puede confiar en nuestro equipo que le dedicará la atención necesaria y le brindará el asesoramiento honesto que usted necesita para tomar una decisión con conocimiento. Podemos ayudarle a decidir si la bancarrota es la decisión adecuada para usted, explicarle cómo la bancarrota puede ayudarlo en tiempos difíciles y analizar por qué debe contratar a un abogado para que le brinde ayuda durante el proceso.

Somos el bufete más grande y prestigioso con experiencia comprobada en declaración de bancarrota del condado de Dade. Los abogados del bufete de Patrick L. Cordero, PA Attorneys at Law, tienen las habilidades y la capacidad de gestionar incluso los casos más complejos.

Servicios integrales para bancarrotas de carácter personal y otros

Nuestros abogados gestionan una amplia variedad de casos en el tribunal de bancarrota y acompañan al cliente durante todo el proceso de bancarrota. Brindamos ayuda con lo siguiente:

La vida después de una bancarrota está libre de deudas y le da el respiro que necesita para recuperarse. La bancarrota no es algo de lo que deba avergonzarse, muchas personas declaran la bancarrota como una opción viable para obtener una redención de deuda. Acérquese al bufete de Patrick L. Cordero, PA Attorneys at Law, para conocer los beneficios de la bancarrota y cómo nuestro equipo puede ayudarle.

Contáctenos para programar su primera consulta

Contáctese con nuestro bufete al 305-445-4855 para programar su primera consulta. Nuestras oficinas están ubicadas en Miami y atendemos casos en todo el sur de Florida. Su primera consulta es gratuita.

Somos una agencia dedicada a la redención de deuda. Brindamos asistencia con la presentación de la orden judicial para paralizar las demandas en contra del deudor de conformidad con el Código de Bancarrota.